5 aplicaciones imprescindibles para un Abogado independiente

PorManuel Jesús Gamero Peso

5 aplicaciones imprescindibles para un Abogado independiente

Dentro del carácter divulgativo que he querido dar a este Blog, he querido retormar hoy una idea que ya plasmé en una de mis primeras experiencias blogueras El Jurista Cibernético, en la que quería exponer que aplicaciones son o pueden ser imprescindibles para la actividad cotidiana de un abogado, especialmente, un abogado individual que carece de la infraestructura y soporte administrativo, documental y humano de los grandes despachos.

En esta ocasión, he querido centrarme en esas 5 aplicaciones, o mejor dicho 5 recursos digitales, que nos hacen la vida más facil, y que tienen en común su ejecución en movilidad. ¿Que quiero decir con esto? Que todas son ejecutables desde un navegador, por lo que pueden ser usadas desde cualquier dispositivo que disponga de conexión a internet y un navegador relativamente moderno (Firefox, Explorer, Safari, Chrome…)

Antes de comenzar señalar que aunque algunas de ellas disponen de una versión Free (gratuita), sin embargo si quieres conseguir toda la potencia de las mismas deberías tendrías que suscribirte a las versiones Premium. Y verdaderamente, no son tas costosas: por apenas 40 € de media cada una de ellas, tienes una suscripción anual.

Pocketpocket

¿Qué es Pocket? Pues a pocos que sepas algo de ingles, es precisamente eso: un bolsillo. Un espacio en la nube donde puedes guardar cualquier “cosa digital” que te encuentres por la red. Y digo cualquier cosa: desde una página web, un video, un archivo sonoro, un pdf…

Eso si, la versión Free SÓLO guarda aquello que esta embbeded (incrustado) en una página Web. Es decir, que si navegando te has econtrado una página con un enlace a la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, y al pinchar dicho enlace te abre el PDF enlazado, una vez en pantalla puedes “guardarlo en Pocket”.

Para ello, una vez que entras en su página y te registras (puedes hacerlo con tu cuenta de Facebook o de Google+), creas un espacio reservado en donde vas a ir guardándolo todo. ¿Cómo? Fácil, si vas a usarlo en tu navegador de escritorio (es decir el de tu ordenador) puedes descargarte la extensión que se adapte al mismo. Una vez instalado, cada vez que veas esa pagina donde está el recurso que te interesa, pinchas el boton que activa el Pocket, y ¡voilá! Ya esta guardado.

Además te permite añadirle etiquetas para que te sea más fácil su localización y organización. Por ejemplo: ha encontrado la STS 9-05-2013, y guardas la página, puedes ponerle como etiqueta “sentencia” o “cláusula suelo” o cualquier otra que se te ocurra. Cuando empieces a usar Pocket y a guardar cosas que te intersan ( y te aseguro que lo harás y mucho) llenarás una lista con decenas o incluso cientos de páginas y/o enlaces guardados. ¿Cómo vas a dar, precisamente, con esa que te acuerdas que tenías, y que no recuerdas exáctamente como se llamaba? Simplemente, elige aquella etiqueta que más se aproxime al tema del que trata (y que si duda le pusiste) y te restringirá la vista en pantalla a las que etiquetaste de la misma forma.

Creo sin duda que es una de las aplicaciones más útiles por su versatilidad que existen en la red. Es cierto que existen otras parecidas, e incluso que incorporan funciones adicionales más potentes (Evernote, Notes de Microsoft…) Pero Pocket tiene la ventaja del “clickar y guardar”, especialmente al ser multiplataforma: existe pocket para TODOS los dispositivos existentes: tablets, iPads, iPhones, móviles androids…

Además cientos de aplicaciones incorporan en su “código” la posibilidad de enlazar el contenido que muestran con tu cuenta Pocket: imagina que vas en un Taxi , y vas consultado tu cuenta Twitter. Ves un post que enlaza con un artículo que te gusta, pero te tienes que bajar. Sábes que cuando te salgas, a poco que cierres la aplicación, cuando la vuelvas a abrir, probablemente en un par de horas, habrás recibido otro 100 tweets más, que habrán “escondido” el que estabas leyendo. Pero tú tienes Pocket: pinchas, enlazas a tu cuenta, lo etiquetas y guardas, y ya está. En la pausa del café de media mañana, entras con tu móvil en “tu” Pocket y a seguir leyendo. ¿No te parece una aplicación genial?

Legal-Innovation

Antes de nada decir que a diferencia de la anterior, creada por un grupo de programadores de San Francisco (CA) (USA), este producto Legal-Innovation es fruto de un grupo de desarrolladores españoles. Diría más, -dada la corriente nacionalista que corre por esta tierra nuestra-, es un producto netamente andaluz.

Fruto de la iniciativa y experiencia de un grupo de profesionales del derecho, el marketing y la informática, y liderados por mi apreciado Antonio Torres , esta aplicación es un completísimo programa de gestión integral para despachos de abogados.

Aplicación ejecutable “en la nube”, es decir, la aplicación en sí, y los datos que contiene se guardan en servidores seguros que cumplen a la perfección todos los requisitos de la Agencia Española de Protección de Datos, Legal Innovation se ejecuta, -al igual que Pocket- desde un navegador.

legal-innovation

Tras “logearte” (introducir tu usuario y tu clave) en la página de acceso, la aplicación abre la pestaña de Expedientes, donde a través un menu muy claro e intuitivo, puedes fácilmente empezar a crear tus Expediente.

El número de opciones de “registro” de cada asunto que permite la aplicación, denota que en su diseño han intervenido abogados en ejercicio, que saben de las necesiades que buscamos en un buen y completo programa de gestión.

En mi uso particular, me resulta más sencillo empezar el registro de un Expediente, mediante la introducción de los datos del Cliente, a través de la Pestaña Contactos. Una vez creada la ficha del cliente, desde ahí puedes crear el Expediente e ir añadiendo los demás intervinientes a medias que los conozcas (si es un asunto nuevo promovido por tu cliente) o extrayendolo de la documentación procesal correspondiente.

Es fantástica la cantidad de información que puedes añadir al mismo, dado que no sólo te permite introducir el NIG para que posteriormente el Modulo LexNet efectúe las presentaciones de escritos, sino que incluso te permite un absoluto control de los asuntos que lleves del Turno de Oficio, pudiendo incluso consignar el NIE (Número de Identificación de Expediente) necesario para una correcta liquidación del mismo en el aplicativo SIGA.

La aplicación disponde de varios módulos absolutamente esenciales:

  • LEXNET, para tus comunicaciones con el Juzgado en aquellos asuntos en que la intervención de Procurador no sea preceptiva.
  • Un Gestor de CORREO Electrónico, mediante la utilización de una cuenta gratuita (con dominio @legal-innovation.com) que pone a disposición de todos su suscriptores.
  • Un conjunto bastante útil de NORMATIVA para su utilización en el trabajo diario, que te ayuda a no tener que estar tirando del repertorio legal que tengas suscrito.
  • Un apartado de UTILIDADES, donde puedes encontrar desde formularios precargados, para que sean rellenados por tí, como acceso al Baremo Orientador de Honorarios, Jurisprudencia y otras Herramientas Jurídicas.

Mención expecial merecen el módulo LEXPIRE,legal-innovation-2 una utilísima calculadora de plazos, que te va a permitir crear los apuntes en la AGENDA que así mismo incorpora el programa, con la seguridad de que tus plazos están perfectamente calculados, al incorporar los calendarios de días de todas las poblaciones y partidos Judiciales del país, con lo que si se te pasa un plazo… bueno… no será porque el programa no lo calculó.

Finalmente, el módulo que considero es el más importante para todo abogado que se precie: FACTURAS (¿De que sirve trabajar tanto si no cobras lo que te mereces?) Un competísimo gestor de Minutas/Facturas que te va a permitir -una vez consultados los Baremos Orientadores en el Menú UTILIDADES-, confeccionar tus facturas con una interfaz amigable, y con resultados muy profesionales de presentación, pudiendo incluso personalizar la misma con el Logo de tu despacho.

Para terminar, un reseña objetiva que se precie, debe contener algunas opiniones en el “debe”: en este caso, decir que la aplicación se entrega bajo el paradigma informático “as is”: Tal cual. Es decir, es una aplicación completamente configurable y adaptable por el usuario: por eso, lo primero que ha de hacerse es configurar todos su parámetros de funcionamiento.

Como tal, la misma va a ir creciendo en funcionalidad a medida que la vayas usando: iras creando poco a poco una base de datos de Organismos, de Abogados adversos, de Procuradores, de Clientes…

Deberás ir incluyendo los distintos conceptos minutables. Crearas plantillas de documentos. En definitiva, habrás de ir “alimentando el programa” con todo aquello que te va a ser útil.

Y si bien, esto pueda parecer tedioso a primera vista, sin embargo queda eclipsado por el elemento que considero principal valedor de este programa: su precio. Legal-Innovation puede ser adquirido al módico precio de suscripción anual de 120 €, que considero más que justo y ajustado. Personalmente he sido suscriptor de otros programas de gestión durante mi vida profesional, cuyos costos suponían un importante desembolso, dando un resultado no siempre acorde al precio a que ascendía. Aún recuerdo MNPROGRAM…. con escalofríos al recordarlo.

En definitiva, un completo gestor de expedientes, bueno, bonito, barato y encima andaluz: las cosas bien hechas.

Toodledo

Esta aplicación, que al igual que las anteriores es ejecutable completamente “en nube” y por lo tanto, ejecutable desde cualquier navegadore en cualquier dispositivo movil o de escritorio, es un completo gestor de tareas.

Bueno es más que eso, es un gestor de listas de tareas, un bloc de notas un creador de rutinas o hábitos, un diseñador de diagramas de procesos y creador de listas. En definitiva, un programa para organizar tu vida, tu trabajo, la creación de un libro, de un blog…toodledo

En cuanto al gestor de tareas, te permite clasificarlas por Carpetas, por prioridad, asignarle una fecha de vencimiento, y disponerte una alarma. Además el programa te envía un correo electrónico para avisarte del próximo vencimiento de una de esas tareas. Interesante, ¿no?

En mi caso particular, me he creado diversas carpetas para organizar las demandas que tengo que redactar, escritos de plazo, minutas a preparar, llamadas, citas…. es el complemento genial a la Agenda del despacho. Además su interfaz con casilla de verificación, te permite “tachar” las tareas que has realizado, lo que al final del día, te produce la satisfacción de ver el progreso que has alcanzado.

creador-de-hábitosOtra de las opciones que me resultan muy útiles es el creador de hábitos. Mediante un sistema que te permite ir reflejando el progreso de una determinada actividad.

Por ejemplo, quiero coger el hábito de dormir una cantidad de horas determinadas al día, y creo el registro que me permite ir comprobando el progreso de cumplimiento de dicha tarea durante un período dado.

Al final, los datos introducidos me permiten comprobar el rendimiento, que he estado haciendo bien, y en que puedo mejorar.

Bajo el “palabro” ingles outlines se encuentra un herramienta genial para crear “bosquejos”. Tengo una idea, y a partir de ahí quiero irla desarrollando, creando un mapa mental de la misma, con todas su ramificaciones y derivaciones.

Imagínate que quieres escribir un artículo sobre la Evolución de los Arrendamientos Rústicos desde la LAU de 1935.

Pues crearías una entrada, y a partir de ahí podrías ir desarrollando las diferentes ideas, capítulos o apartados de tu artículo, además como si fuera una lista de tareas, de manera que igualmente podrás comprobar el progreso de ese proyecto.

En definitiva, es una estupenda aplicación para tener organizado tu trabajo. Pero como todo en esta vida, lo excelente no es gratis. Y la versión Free esta limitada en algunos aspectos, y para mi el más importante es el no poder crear alertas para las tareas que creas con fecha de realización, que no sea “una hora antes” Habría que pasar por caja para ello.

Casos Reales

El producto estrella de la editorial Economist&Jurist, casos reales, es un repertorio de legislación, jurisprudencia y formularios, que tiene la particularidad de que alejándose del repetitivo patrón de otros productos similares (Aranzadi, Wolter-Kluver, La Ley…) se configura como el archivo de casos de un despacho de abogados.

casos-reales

Así, al igual que si buscaras en el archivo de tu despacho, si tienes que preparar un tema de, por ejemplo,
cláusulas suelo, pues tras buscar esos términos en el buscador, te saldrá una serie de casos “reales” sobre ese tema: y ahí esta todo: la demanda, la contestación, explicación de la estrategia de ambos letrados, la actividad probatoria desarrollada, la sentencia, los recurso de apelación, la sentencia de la audiencia… Todo.

casos-reales

Evidentemente, en algunos casos tienes el formulario derivado del asunto, en otros casos sólo es una imagen digitalizada de dichos documentos. En cualquier caso una fuente “real” de información que te permite preparar tus casos desde una perspectiva diferente.

Lógicamente sigue estando los apartados tradicionales de este tipo de productos: repertorio de jurisprudencia, con un completo sistema de búsqueda, y un completo sistema de índices que a veces resulta más util que intentar adivinar el concepto o termino clave que el programador utilizó para organizar la Base de Datos.

Mutatis mutandi cabe decir de la Legislación, la Jurisprudencia y algo muy útil, la revista Economist&Jurist en edición digital, con interesantísimos artículos sobre Economía y Derecho que te permite estar al día.

Y como no podía ser menos, otro de los aspectos destacables es su precio, que si bien no es una bicoca, siendo conocedores de los precios en que suelen moverse este tipo de productos ( y no hablamos de los pata negra como Aranzadi o El Derecho), está bastante ajustado.

Correo Abogacía

Finalmente, dejo para el final, la que creo que está llamada a ser la gran aplicación para los despachos de abogados, en materia de comunicaciones, colaboración on line, almacenamiento en nube, y en definitiva, la aplicación que está llamada poner en el Siglo XXI a la profesión letrada. “¡Hala! ¿Cuanto le han pagado a éste el CGAE por la publi?”, habrás pensado.

No, no, nada de eso. Es que, sinceramente, el “lavado de cara” que le han dado al correo, dándonos un conjunto de utilidades absolutamente útiles (si las usas bien, y las configuras con cabeza) no ha podido sorprenderme más, y gratamente (especialmente despues del chasco de Lexnet Abogacía)

Pues sí, desde el pasado Black Friday (sí el mismo día que nacía este Blog), el Consejo General de la Abogacía, culminaba la primera fase de migración de las cuentas de correo colegiales que los abogados teníamos a través de nuestros respectivos Colegios, actualizándola a una herramienta mucho más potente, moderna y productiva, derivada del acuerdo de colaboración con Telefónica y la tecnología Office365 de Microsoft. Y, reitero, creo sin lugar a dudas que ha sido un gran acierto.

Quién suscribe, como imagino muchos otros compañeros, ya disponíamos de cuentas particulares de correo electrónico desde antes que nuestros colegios empezaran a implementar dicho servicio a sus colegiados, y que en realidad nunca hemos dejado de usar.

Así, aunque el Iltre. Colegio de Abogados de Córdoba ofrecía un servicio de correo que, disculpadme compañeros, sólo podía calificarse de antediluviano, aunque  intentaba cumplir las especificaciones de la AEPD, sus servidores no sólo eran leeeentos, sino que además la capacidad de sus buzones, así como la aptitud para la transmisión de archivos estaban muy limitada.

Por el contrario, cualquier cuenta gratuita de Gmail, Outlook o Yahoo, permitía más funcionalidad, más capacidad y, especialmente utilidades de valor añadido (que decir de las apps de Google), por lo que la mayoría de nosotros continuaba usando éstas.

Pues bien, la cuenta colegial, aún conservando el mismo nombre y dominio que hasta ahora, pasa a integrarse en el entorno Outlook de Microsoft, convirtiéndose en una cuenta Microsoft Empresarial.

Es decir, tenemos un correo como los “hotmail” que gratuitamente registramos hace años en Microsoft, pero con la potencia de los nuevos servidores y la funcionalidad de la interfaz de Outlook.comcorreo-abogacia-3

Pero ademas, al tratarse de cuenta integrada en la familia Microsoft Office 365, tenemos ademas un espacio de almacenamiento gratuito en nube de 1TB (sí un terabyte = 1.000 GB, o lo que es lo mismo, como un disco duro de un ordenador de sobremesa)

Además al ser de acceso multiplataforma, podemos acceder a nuestro correo, a nuestros archivos desde cualquier dispositivo movil, bien a través de las aplicaciones nativas, o bien desde el navegador web.

Pero aún hay más: tendremos acceso a las aplicaciones de Microsoft Office On Line. Sí, sí, nuestro querido Word, con toda su potencia ejecutado on line, y GRATIS! Además, integrado con nuestra nube: todo escrito que creemos, se guarda automáticamente en la nube (por cierto se llama OneDrive), y desde ahí, podemos compartirlo con otros usuarios con los que colaboremos, enviarlo por correo al cliente, imprimirlo en nuestra impresora local, o convertirlo en PDF para firmarlo y enviarlo por LexNet.

Es cierto que, como todo, costará sacar todo el jugo, pues este tipo de aplicaciones requieren tiempo y una curva de aprendizaje de cierta dificultad… y ni todos los compañeros tenemos el tiempo suficiente, ni los conocimientos, ni a veces las ganas, especialmente en una profesión como la nuestra, en la que nos gusta más lo “seguro” lo que conocemos, que meternos en aventuras  de exploración tecnológica.

Pero para ello www.abogacia.es ha creado diversos webminars formativos donde nos llevan de la mano en ese aprendizaje para sacar todo el jugo y provecho a esta fenomenal utilidad.

Un gran acierto, he de decir, aunque espero que pasado el tiempo del convenio suscrito con Telefónica, como partner de Microsoft, que según leí era de tres años, no ocurra que tengamos que pasar por caja para seguir disfrutando de todos estos servicios.

Sólo añadir que para aquellos que, como yo, tengan una suscripción a Microsoft Office 365 personal, que permite disponer de 5 licencias para instalar en local las aplicaciones de Office (Word, Excel, PowerPoint…) hasta en 5 dispositivos, amén de otras ventajas, entre ellas un cuenta personal en OneDrive también de 1TB, el Correo Abogacía, al tratarse de un Acceso OneDrive para la Empresa (según el nombre comercial de Microsoft) es compatible con el OneDrive de la suscripción personal: actualmente tengo ambas instaladas en mi movil y puedo acceder mis archivos personales y a los profesionales, con una simple pulsación de click. Es decir, dispongo de 2TB de espacio en nube que puedo utilizar indistintamente. Una barbaridad.

Para terminar…

Espero que os haya gustado este post, un poco alejado de lo que hasta ahora habían venido siendo el resto de entradas del Blog, pero creo que podía ser interesante para aquellos compañeros y compañeras que me sigan, y también, por que no, para el resto de lectores.

Si bien algunas de las utilidades descritas son muy especificas, sin embargo otras pueden ser de utilidad para cualquier persona que se mueva asiduamente por la red, y sobre todo que le guste estar organizado.

Si te ha gustado, no dudes en dejarme un comentario con tu opinion al respecto, y comentar cual de las aplicaciones te ha llamado más la atención.

Además comparte esta entrada en tu red social favorita, pulsando los botones que obran al final. Y si quieres seguir leyendo noticias tan interesantes como esta, suscríbete a nuestro Blog en el enlace que se encuentra al margen (al final del todo si nos lees desde un dispositivo móvil)

PorManuel Jesús Gamero Peso

Como reclamar la devolución de IRPF pagado de más por tu maternidad (I)

Desde hace unos días viene comentándose en las redes sociales la noticia publicada hace unas fechas, acerca de la Sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid nº 810/2016 de 6 de julio, sentencia pionera que venía a reconocer la obligación  de la Agencia Tributaria de devolver a una mujer unos 3135 € en concepto de impuestos indebidamente ingresados.

legal_gavel-100226835-large

La pretensión de la reclamante se basaba en considerar que la prestación de maternidad se encuentra incluida dentro de las rentas denominadas exentas que recoge la Ley 35/2006, del IRPF, en su artículo 7 h).

La sentencia, -que no es nueva pues la misma Sección 5ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de Madrid ya se pronunció en parecidos términos en su sentencia de 3 de febrero de 2010-, fundamenta su decisión en considerar que el referido artículo 7 h) expresa que estarán exentas “Las prestaciones familiares reguladas en el Capitulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y las pensiones y los haberes pasivos de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de vinitos años o incapacitados para todo trabajo, percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas.” Continúa el referido artículo añadiendo un párrafo tercero  que expresa “Igualmente estarán exentas las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción hijos a cargo y orfandad.”  Y finalmente, un párrafo cuarto que ampliaba dicho beneficio fiscal a  “…las demás prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales.

Precisamente en base a lo expresado en el párrafo tercero es en lo que la reiterada sentencia fundamenta su decisión, al considerar que “la interpretación que realiza la AEAT de la regulación legal no es acertada, ya que se queda en el párrafo cuarto para denegar la exención pretendida de la prestación por maternidad, sin tener en cuenta la redacción del párrafo tercero” 

Es necesario advertir que esta sentencia NO crea jurisprudencia, sino que la misma es una, de las muchas interpretaciones que hasta la fecha se ha venido haciendo sobre este tema. Hasta tal punto que la propia Agencia Tributaria en una nota informativa continúa reafirmándose en la aplicación del criterio que fue tenido en cuenta en su día para “cobrar” a la reclamante las cantidades que se ha declarado com indebidamente recaudadas.

La AEAT considera que la prestación ir maternidad no se incluye dentro de las rentas exentas a que se refiere el art. 7 h) de la Ley del IRPF, sino que  debe tributar como rendimiento del trabajo, al sustituir a la percepción del salario durante el tiempo en que es percibida.

Ante el nuevo horizonte que abre esta sentencia, y por su trascendencia, hemos querido iniciar en el día de apertura oficial de nuestro Blog una pequeña guía explicativa de los trámites para poder reclamar la devolución de las cantidades indebidamente ingresadas por este concepto.

Si en los últimos cuatro años has sido madre, has percibido prestación de maternidad y has tributado por ello, sigue estos pasos y formula las reclamaciones correspondientes.

Hemos de advertirte: NO EXISTE GARATIA DE QUE FINALMENTE OBETENGAS DICHA DEVOLUCIÓN.  La Agencia Tributaria va a seguir aplicando el criterio que hasta ahora viene siguiendo, por lo que inicialmente tendréis que seguir declarando y pagar por los rendimientos derivados de la prestación por maternidad.

Va a se una dura y ardua tarea, no exenta de disgustos y sinsabores. los primeros tramites, si sigues nuestros pasos no te costaran nada, pero, te advertimos, al final tendras que contratar los servicios de un Letrado y afrontar ciertos gastos judiciales. No hay mas remedio. Eso si, tendras que valorar si el esfuerzo, económico te va a mercer la pena, comparando el importe de la cantidad que te podrían devolver con los costos que te van a suponer.

Por ello en nuestra guia, lo primero que te enseñaremos es a calcular, orientativamente, la cantidad que te podrian devolver, y a partir de ahi tu decides.

Si quieres seguir nuestra guía, simplemente suscríbete a nuestro Blog, mediante el formulario que pues ver en el margen de esta página, y cada vez que publiquemos una entrada, recibirás un correo electrónico avisándote de ello.

Esperamos que este Blog, y este sitio Web, sea de tu interés y utilidad. Queremos ser “tu abogado de confianza”

PorManuel Jesús Gamero Peso

Ciclista, ¿sabes que los pasos de cebra son sólo para peatones?

Una sentencia dictada por el Juez de Primera Instancia nº 2 de Sevilla, ha sido pionera en sancionar la manera en la que circulan muchos ciclistas que no respetan el reglamento de circulación.

El Juez ha condenado a un ciclista a indemnizar con 500,42 euros al conductor de un coche con el que colisionó, y causó daños, al cruzar el ciclista por un paso de peatones regulado por semáforo pero sin carril bici.

El ciclista se disponía a atravesar la vía por el lugar donde se encontraba un paso de peatones regulado por un semáforo, estando éste en “fase verde” para los peatones, mientras que el que regulaba el tránsito de vehículos a motor se encontraba en ámbar intermitente.

La sentencia fundamente su decisión sobre la base del atestado policial, quién señala lo dispuesto en el art. 168, apartados c) y d) del Reglamentopeaton_empujando_bicicleta General de Circulación, en consonancia con lo dispuesto en el artículo 23.5 apartado a) de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que permiten colegir que el ciclista no goza de prioridad de paso en el paso de peatones, aunque estuviera en fase habilitan para éstos el semáforo que lo regulaba.

El juez continúa afirmando que si el paso de peatones no contaba con lugar habilitado con marca de paso para ciclistas -recogidos en el  apartado D del art. 168 del Reglamento-, “al decidirse a cruzar por el lugar habilitado para peatones debió hacerlo con la premisa de que había de ceder el paso a los vehículos a motor que pudiera encontrar transitando por la vía […], pues sus conductores sólo venían obligados a la cesión de paso a peatones”.

Por tal motivo, ciclista, respeta las normas de circulación: es el Contrato Social por el que todos los usuarios de la vía confían en que “el otro” haga lo correcto y cumpla las normas. El no respetar ese contrato social pone en grave riesgo la circulación, y lo más importante, la integridad física de los más indefensos: ciclistas y peatones.

Recuerda que en caso de “pelea” entre el ciclista y el coche… siempre gana el coche. Aplastantemente.

Esta sentencia pude constituir un aviso a navegantes, para que los ciclistas entiendan que deben respectar las normas de circulación y las prioridades de paso.

PorManuel Jesús Gamero Peso

Averigua cuanto has pagado de más por tu cláusula suelo. Gratis

¿Tu hipoteca tiene cláusula suelo? Has estado pagando de más.

La cláusula suelo, o cláusula de limitación a la variabilidad del tipo de interés que pactaste con el Banco al suscribir tu hipoteca, impide que te beneficies de las variaciones bajistas del índice de referencia, clausula-suelogeneralmente el EURIBOR A UN AÑO para las hipotecas firmadas en los último 10 años.

Esta limitación generalmente viene “camuflada” dentro de las cláusulas financieras de tu hipoteca, y generalmente trae como contrapartida una limitación al alza, es decir, el tipo de interés que se aplica al capital pendiente de devolver -el precio que pagas por recibir el dinero en préstamo- no bajará de ese mínimo suelo, y tampoco subirá por encima de ese otro límite al que nos referiremos como techo.

Si bien a priori esto nos pueda parecer “justo” (acepto que no baje tanto el tipo de interés a fin de estar protegido de que suba mucho) sin embargo en la práctica es un propuesta que únicamente beneficia al Banco.

eliminar-clausula-suelo-no-permitas-que-pisoteen-tus-derechos_optPor tal motivo, puedes -y debes- intentar la eliminación de dicha cláusula, generalmente nula porque:

  • no la negociaste
  • no la aceptaste expresamente
  • no tenías la información necesaria para colegir el alcance de la misma.

Normalmente no se te entregó el “borrador” de la Escritura que ibas a firmar, para poder informarte sobre la letra pequeña que se escondía en la misma, y además existe una evidente desproporción entre el suelo y el techo.

¿A qué estas esperando? Muévete, y empieza a prepararte para eliminar esa cláusula nula, y ahorrarte mucho dinero. No sólo eso, prepárate para recuperar (casi) todo tu dinero (*).

Para ello, y antes de nada, debes hacer números, y calcular el dinero que has perdido al no poder beneficiarte de las bajadas de los tipo de interés

Y para ayudarte en esta ardua tarea (que también puedes conseguir con un hoja de cálculo) quisiera remitirte a esta pagina de la Organización de Consumidores y Usuarios, donde se pone a disposición de los usuarios una calculadora on line para averiguar cuanto dinero perdiste

Dicha aplicación SOLO es válida para préstamos firmados a partir de enero de 2001.

Para utilizar esta calculadora, debes tener a mano los datos de tu préstamo:

  • fecha en que se firmó la hipoteca
  • el tipo de interés aplicable
  • el diferencial y..
  • el “suelo”, es decir, el interés por debajo del cual no puede bajar, que es la famosa “cláusula suelo”. Si no lo sabes, consulta la Escritura de Préstamo
No consientas en seguir perdiendo dinero. Reclama tus derechos. Infórmate GRATIS en info@mj-abogados.es
(*) Tras el dictado de la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, los tribunales de justicia están aplicando la retroactividad en la eliminación de la cláusula suelo hasta el 2013. 
PorManuel Jesús Gamero Peso

(Re)comenzamos!!!

En nuestro contínuo afán de ofrecer a nuestros seguidores y clientes el mejor servicio, y cuando nuestro primer blog apenas estaba comenzando su andadura, hemos pensado que debíamos hacerlo bien mejor desde el primer momento.

Por ello desde el próximo 25 de noviembre 2016 estrenamos nuevo sitio, bajo nuestro nuevo dominio  www.elabogadodeconfianza.com, un nuevo y ambicioso proyecto con el que pretendemos crear una sinergia con el visitante, que trascienda lo que parecería ser “otra web” jurídica.

Queremos que en este nuevo sitio encuentres respuesta a esas dudas e inquietudes que se nos plantean cuando afrontamos temas legales:

  • ¿Has tenido un accidente con tu coche, y no sabes que hacer?
  • ¿Necesitas conocer tus derechos antes de negociar tu divorcio?
  • Te van a despedir… y no sabes cuanto tienen que pagarte
  • ¿Cuanto pago de más por la cláusula suelo?

No nos vamos a olvidar de nuestra web clásica www.mj-abogados.es. Queremos mejorarla, hacerla más eficiente, más cercana, más 2.0.

Para ello  El Blog será el eje a través del que puntualmente publicaremos información útil, noticias jurídicas de máxima actualidad, -y de máximo interés-, información sobre vuestros derechos, artículos de opinión… y muchas cosas más (cómo esta entrada, por ejemplo).

En el apartado Áreas de actuación reseñaremos las principales y más demandadas materias que constituyen la actividad profesional de nuestro despacho, y señalaremos el modo y forma en que podréis contratar nuestros servicios.

Finalmente, queremos resaltar un área que, aunque entrará en funcionamiento poco después del lanzamiento de este sitio, supongo que será la que, esperamos, despierte el mayor interés: El Despacho VIP.

650x450xfree-2

En este espacio, sólo para suscriptores, pretendemos ofreceros material gratuito de descarga, enlaces de interés, algunos ebooks sobre temas apasionantes, y ofertas especialmente diseñadas para nuestros seguidores más fieles.

En particular, el área de Consultas GRATIS incluirá un formulario de contacto en el que, con absoluta confidencialidad, podréis hacernos consultas sobre cualquier asunto, duda o inquietud legal… y prometemos responder a todas en menos de 24 horas. Y gratis, sin coste.

Para poder acceder al Despacho VIP únicamente tendréis que subscribiros a nuestro Boletín de Noticias: inscribirse es gratuito, sólo tendréis que facilitarnos vuestro correo electrónico, a través del formulario que hay en el lateral de esta página, con el que además os comunicaremos  las nuevas entradas que vayamos publicando, ofertas especiales, nuevo material gratuito que hayamos añadido… y mucho más.

Esperamos que realmente este (re)nacimiento que va a suponer www.elabogadodeconfianza.com merezca vuestra “confianza” e interés, y se convierta en ese canal de consulta y contacto al que acudir cuando necesitas ayuda en temas legales, y no conoces a un abogado que te hable en un lenguaje sencillo y comprensible.

Por ello, te pido que pulséis CTRL+D en vuestros navegadores (CMD+D, si trabajáis con Mac), y añadáis este sitio a vuestra libreta de favoritos. Espero veros por aquí a menudo.

PorManuel Jesús Gamero Peso

¿A qué edad finaliza la obligación de los padres/madres de pagar alimentos a los hijos mayores de edad?

Cada vez que algún tribuna dicta una resolución en la que se resuelve sobre cuestiones referentes a las pensiones de alimentos para hijos mayores, se genera cierto “revuelo mediático”: Facebook, Twitter y las consabidas tertulias televisivas se llena de multitud de opiniones de padres (y madres) separados acerca de hasta cuando es justo seguir manteniendo a hijos que ya han terminado su formación, o que ni estudian ni trabajan, los llamados “ninis”.

mazo-money

El caso objeto de enjuiciamiento versaba sobre un hijo cuyos alimentos eran objeto del procedimiento, que contaba con 27 años de edad, y según manifestaron tanto la madre como él mismo, había terminado su formación, había desarrollado algunos trabajos eventuales pero no tenía acceso al mercado laboral.

No hay que olvidar que cuando tras un proceso de divorcio, en el que la guarda y custodia de los hijos menores se atribuye a uno de los cónyuges en exclusiva, y andando el tiempo esos hijos alcanzan la mayoría de edad, se entiende que se “prorrogan” las circunstancias anteriores, salvo mejor “opinión” del hijo, hasta tanto en cuanto se produce esa definitiva “emancipación”.

En el caso de autos, la madre, dueña de una inmobiliaria, afirmaba que no podía proporcionarle un puesto de trabajo porque tenía ya contratada a otra persona (su nuera) y no podía afrontar el coste de una segunda nómina, motivo por el que reclamaba al padre el abono de una pensión de alimentos por importe de 1000 euros.*

El juzgado de Primera Instancia denegó esta petición, pero la Audiencia Provincial revocó este pronunciamiento, estableciendo una pensión por importe de 200 euros mensuales a cargo del padre.

La Sentencia del Tribunal Supremo que comentamos, efectúa las siguientes consideraciones en relación con este tema, recapitulando sentencias anteriores:

  • Los alimentos a los hijos no se extinguen por la mayoría de edad; han de ser abonados hasta que éstos alcancen “suficiencia” económica, siempre y cuando su situación de necesidad no haya sido creada o provocada por la conducta del propio hijo.
  • El fundamento del derecho de alimentos de los hijos mayores de edad viene determinado por el «principio de solidaridad familiar», que, a su vez, debe ponerse en relación con la actitud personal de ese hijo; es decir, sólo se reconoce cuando concurren situaciones de verdadera necesidad, en contraste con el caso de los hijos menores, cuyos alimentos constituyen un deber insoslayable, derivado de la propia filiación.

Continúa la sentencia reconociendo que no es fácil establecer pautas para determinar el momento en el que se extingue la obligación de pago: la ley no establece ningún límite de edad, y el casuismo es realmente amplio

Recordando que procede valorar siempre las circunstancias de cada caso, así como las socioeconómicas del momento temporal en que se postulan los alimentos, esta sentencia hace un recorrido por otros casos enjuiciados por el alto tribunal:

  • En su sentencia 603/2015, de 28 octubre, el Tribunal Constitucional negó alimentos a un hijo de 25 años alegando que “Esta Sala …, ha declarado conforme al art. 142 del Código Civil que han de abonarse alimentos a los hijos mayores de edad mientras dure su formación y su prolongación no pueda serles imputable por desidia o falta de aprovechamiento. En el presente caso es hecho acreditado que “no se ha probado una reiniciación de la vida académica de modo serio y determinante”. Es más, intentó simularlo a la vista de la contestación a la demanda (FDD 4º de la sentencia del juzgado, no discutido por la Audiencia, que lo denomina “oportunista”).». Mantiene el TS esta misma posición respecto de dos hermanos de 26 y 29 años para no favorecer su situación de pasividad.
  • Y por otro lado, en sentencia 700/2014, de 21 noviembre, el Tribunal Supremo sí que estudiarreconoció alimentos a una hija de 25, argumentado que “consta que la menor ha sido diligente en su formación, que ha intentado obtener trabajo y que no lo ha conseguido, pese al esfuerzo desarrollado con carácter sostenido, en áreas que no eran propias de su primera titulación lo que denota un alto interés por incrementar su potencialidad laboral, viviendo en régimen de dependencia familiar, y en la casa de la madre, por lo que no se puede aceptar la extinción de la pensión alimenticia y, en este sentido, se casa la sentencia recurrida, por infringir la doctrina jurisprudencial”.

Sentada la premisa de que hay que analizar las circunstancias de cada caso concreto para reconocer o no, el derecho a alimentos, valora en el caso de Autos la Sala como determinante el hecho de que el hijo podría tener empleo en la inmobiliaria de su madre –que es precisamente, quien formula la reclamación de alimentos- pero que por tener empleada a otra persona (su nuera), no puede pagar otro sueldo.

Con base a tal circunstancia estima el Supremo el recurso de casación, revocando la pensión de 200 euros concedida por la Audiencia Provincial, porque no se puede olvidar que quien postula alimentos para el hijo es la madre, al amparo del artículo 93 del Código Civil, y carece de sentido y no es razonable que aduzca la dificultad del mismo para acceder a un empleo cuando precisamente ella tenía en su mano facilitárselo. Siendo ello así no puede accederse al derecho de alimentos solicitado por la madre para el hijo.

En conclusión: únicamente cabe reclamar alimentos para hijos mayores de edad, que han terminado su formación, si se acredita de manera fehaciente que no alcanzan esa “suficiencia” económica por causas nunca imputables a su desidia y pasividad, siendo así que hace todos los esfuerzos en su mano posibles para encontrar un trabajo, o complementar su formación.

* Véase, Artículo 93 del Real Decreto 24 de julio de 1889 (Código Civil) y artículo 142 del mismo texto, para la determinación del importe de las pensiones de alimentos.

PorManuel Jesús Gamero Peso

Compañías Eléctricas: ¿Qué hacer si te acusan de manipular el contador?

contadoresHace unos días llegó un cliente al despacho, y nos entrega una carta que le había remitida su Comercializadora Eléctrica.

En ella, le “informaban” que habían detectado una alteración del Contador de consumo eléctrico, y que le iban a facturar el importe de los que ellos consideraban que había dejado de marcar el contador.

En otras palabras, cogían la Constitución Española, el principio de presunción de inocencia, hacían con ambos una “bola” y literalmente le pegaban una patada y tiraban ambos a la basura.

En efecto, la comercializadora había mandado un técnico a revisar el Contador de este cliente -que para más inri se encuentra en plena vía pública, en una ubicación a la que sólo acceden los técnicos de la eléctrica- y había determinado, -por supuestos sin acreditarlo mediante testigos, fotografías, ni otro principio de prueba-, que el usuario había manipulado el contador.

Y como buen juez y verdugo, tras considerar la culpabilidad presunta del usuario, le imponía la “pena”: le calculan el consumo que durante los últimos 5 años hubiera realizado, si TODOS los días hubiera mantenido un consumo igual al TOTAL DE LA POTENCIA CONTRATADA durante seis horas cada día. Traducido a cifras:

Si tienes contratado 4,4 KW de potencia, ellos suponen que cada día de esos 5 años, -es decir durante 1825 días has consumido un total de 26,4 KW de energía, lo hace un total de 48.180 KW en ese período. Esto traducido a €uros significa casi uno 5.000 €.

Evidentemente, te descuenta lo que ya has pagado, pero te re facturan hasta esas cantidades. En el caso del cliente, suponía que tenía que abonarles unos 2.850 € adicionales.

Y claro… te dan como plazo para pagar, el mismo que para pagar cualquier factura: hasta 1 mes después del recibo de la misma, lo que se traduce en que SI NO PAGAS LA SUMA, TE CORTAN LA LUZ POR IMPAGO DE FACTURA.

Qué hacer si te ha pasado

En primer lugar, partimos de la base que NO HAS MODIFICADO EL CONTADOR. Por ello te animamos a que les hagas frente. Aunque, eso significa llevarlos ante los tribunales, con los costos que ello supone*.

Pero ten en cuenta que tendrás que seguir los siguientes pasos:

  1. Pagar lo que te reclaman: si no lo haces, te cortarán la luz. Si no puedes pagarlo todo de una vez , puedes llamar a tu comercializadora (normalmente es un número gratuito que viene en la propia carta que recibes) para solicitar un pago fraccionado.
  2. En esta página de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU.org) han creado un formulario de demanda, que, si lo que te reclaman no supera los 2.000 €, puedes rellenar y presentar tu mismo, completando los espacios en blanco y siguiendo las instrucciones en rojo. (Gracias OCU.org)
  3. Imprime 3 copias de la demanda (más una copia para que te la sellen) y llévalas al Juzgado de Primera Instancia que te corresponde por código postal (aquí puedes buscar los juzgados de tu localidad). El original es para el Juzgado, 2 copias para la Comercializadora y la Distribuidora (debes demandar a ambas) y la última de las copias te la quedas tú. La que va para el juez debe llevar adjuntos los documentos originales necesarios (facturas de la luz, contratos, certificados…), y debes hacer copia de tales documentos para cada una de las otras copias.
  4. El Juzgado te remitirá una carta, en la que te indicarán el Juzgado que lleva tu asunto, el Número de Autos y te citará para un juicio verbalen el que no necesitarás ni abogado ni procurador (insisto, siempre que lo que te reclame la eléctrica sea inferior a 2.000 euros)
  5. Si la cantidad que te reclaman fuese superior, necesitarías contratar abogado y procurador, pues la propia demanda que presentases ya debería firmarla tu abogado, y debería representarte un procurador (Art. 23 de la Ley 1/2000, de 7 enero de Enjuiciamiento Civil (LEC), Art. 31 LEC y Art. 437 LEC).

Hay que tener en cuenta que el Art. 394 LEC establece que quién pierde un juicio tiene que hacer frente a una condena en costas (pagar al contrario lo que éste se haya gastado en su Abogado y Procurador); claro, si acudiste sin abogado ni procurador (por reclamar una cantidad inferior a 2.000 euros) únicamente podrían pedirte que pagases el desplazamiento al juzgado del representante de la eléctrica (artículo 32.5 LEC).

PorManuel Jesús Gamero Peso

El despido más barato, según el Tribunal Supremo

Desde que el 12 de febrero de 2012 entrase en vigor el RD Ley 3/2012, de 10 de febrero de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral mucho se ha escrito, para bien y para mal, sobre la misma.

Y desde entonces, y debido a la prolijidad de la misma, y los profundos cambios que introdujo, han sido innumerables las resoluciones dictadas, con mejor y pero fortuna, para interpretar la aplicación de sus preceptos.

Uno de los temas más espinosos, y que más “alarma social” ha venido creando, es el relativo a los aspectos económicos del Despido.

Como sabemos, el artículo 18 modificaba, entre otros, el art. 56 del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores, estableciendo desde la entrada en vigor de la misma (12 de febrero de 2012 ) diversas limitaciones al cálculo de las indemnizaciones por despido improcedente (abaratamiento del despido)

Esto supuso que en las extinciones de contratos laborales producidas desde la entrada en vigor de la Reforma, problemas a la hora de calcular las indemnizaciones, como consecuencia de la coexistencia de las dos normativas de cálculo:

A) Indemnización de 45 días de salario por año de servicio con límite de 42 mensualidades.

B) Indemnización de 33 días de salario, por año de servicio, con límite de 24 mensualidades

Para venir aún mas a “complicar” la situación, el RDL 3/2012 en su Disposición transitoria Quinta, Indemnizaciones por despido improcedente, apartado segundo, establecía que “ La indemnización por despido improcedente de los contratos formalizados con anterioridad al 12 de febrero de 2012 se calculará a razón de 45 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año, y a razón de 33 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior, prorrateándose igualmente por meses los períodos de tiempo inferiores a un año. El importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a 720 días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el periodo anterior al 12 de febrero de 2012 resultase un número de días superior, en cuyo caso se aplicará éste como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda ser superior a 42 mensualidades, en ningún caso.”

En este contexto, con fecha 29 de septiembre de 2014, la Sala de los Social del TS dictó una Sentencia, que estableció que los despidos de trabajadores con antigüedad anterior a la entrada en vigor de la reforma laboral, esto es, del 12 de febrero de 2012, podrán seguir acumulando indemnización después de esa fecha aunque hubieran superado el tope que fija la propia reforma laboral, de dos años, es decir, de 720 días.

En efecto, la Sentencia reseñada establecía, en su Fundamento Jurídico Segundo, que las recurrentes denunciaban que la Sentencia recurrida había infringido la referida Disposición Adicional Quinta, apartado segundo del RDLey 3/2012, al establecer el límite de los 720 días en el calculo de la indemnización, sin tener en cuenta la extensión de los periodos trabajados antes y después del 12 de febrero de 2012.

El TS en aquella ocasión consideraba que el periodo calculado anterior a la entrada en vigor de la Reforma era inferior a las 42 mensualidades, aunque superase el límite de los 720 días, por lo que al ser “anterior” el límite habrían de ser los 42 meses.

Pero es más, el Fundamento de Derecho Tercero, al referirse a la segunda de las recurrentes, sanciona que si la suma de los días “devengados” con posterioridad a la entrada en vigor de la reforma, añadido al número de días calculados con anterioridad no superaba las 42 mensualidades, aquellos habrán de añadirse a éstos, al operar el límite de los 42 mensualidades.

Este fallo que causó gran preocupación en las empresas, y los jueces han venido aplicándolo desde entonces -así Ss. De  los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ) de Madrid, Cantabria y Castilla y León-, sin embargo ha sido dejado sin efecto tras el dictado de dos sentencias, de fecha 16 y 18 de febrero de 2015, que unifican doctrina, y anulan la sentencia de 2014 abaratando nuevamente el despido y volviendo la situación a la línea establecida por dicha reforma.

Mediante las dos sentencias , la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha rectificado el cálculo de las indemnizaciones por despido improcedente a raíz de lo dispuesto en la Disposición Transitoria Quinta de la Ley 3/2012 en el sentido de que deben diferenciarse dos periodos de prestación de servicios, actuando la fecha del 12 de febrero de 2012 como separadora.

La reforma laboral prevé que la indemnización máxima del despido improcedente será de dos años, a razón de 45 días de salario por año de servicio, con un tope de 42 meses para el periodo anterior al 12 de febrero de 2012 y de 33 días de salario por año de servicio después. Pero siempre con el citado tope de dos años a partir de 12 de febrero de 2012.

Las sentencias, de las que son ponentes los magistrados Antonio Sempere y María Luisa Segoviano, aclaran, en línea con la reforma laboral, que cuando un trabajador haya superado los 720 días de tope de la reforma el 12 de febrero de 2012, ya no podrá generar más indemnización a partir de esa fecha.

En efecto, Sentencia de 18 de febrero de 2016, en su Fundamento de Derecho Tercero, expone el razonamiento lógico en virtud de la cual alcanza la nueva convicción que deja sin efecto lo anteriormente establecido en la Sentencia de 2014:

“o es fácil determinar el exacto alcance que posea esta norma intertemporal, dirigida a dulcificar la rebaja de la cuantía indemnizatoria que la Ley 3/2012 llevó a cabo (de 45 a 33 días por año; de 42 a 24 mensualidades como máximo).

En la STS 29 septiembre 2014 (rec. 3065/2013) realizamos una primera aproximación al tema, conforme a la cual si el día 12 de febrero de 2012 se hubieran superado los 720 días indemnizatorios (aplicando el módulo de 45 días por año) sería posible seguir devengando indemnizaciones (a razón de 33 días por año) hasta alcanzar el módulo de las 42 mensualidades.

Posteriormente, al resolver el recurso 1624/2014, en la STS de 2 de febrero de 2016 hemos advertido que el importe indemnizatorio por el período de servicios anterior al 12 de febrero de 2012 no puede ser superior a cuarenta y dos mensualidades en ningún caso, con independencia de que posteriormente se hayan prestado servicios.

C) Sobre la base de las referidas sentencias, a la vista de los datos que el presente caso arroja, y con ánimo de clarificar nuestra doctrina, interesa que precisemos el alcance que consideramos adecuado a la citada Disposición Transitoria:

a) La Disposición Transitoria solo se aplica a los supuestos en que el contrato se ha celebrado con anterioridad a 12 de febrero de 2012; la fecha inicial de cómputo, en supuestos (como el presente) de unidad esencial del vínculo es claro que se retrotrae hasta el inicio del periodo computable.

b) Cuando, por aplicación de este precepto, se toman en cuenta periodos de servicio anteriores y posteriores al 12 de febrero de 2012 “el importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a 720 días de salario”.

c) De manera excepcional, este tope de 720 días de salario puede obviarse si por el periodo anterior a 12 de febrero de 2012 ya se ha devengado una cuantía superior.

d) En sentido contrario, la norma implica que si por el periodo de prestación de servicios anterior a 12 de febrero de 2012 no se ha sobrepasado el tope de 720 días tampoco puede saltarse como consecuencia de la posterior actividad.

e) Si los 720 días indemnizatorios se superan atendiendo a los servicios prestados antes de 12 de febrero de 2012 hay que aplicar un segundo tope: el correspondiente a lo devengado en esa fecha. A su vez, esta cuantía no puede superar las 42 mensualidades.

f) Quienes a 12 de febrero de 2012 no habían alcanzado los 720 días indemnizatorios (con el módulo de 45 días por año) siguen devengando indemnización por el periodo posterior (con el módulo de 33 días). El referido tope de los 720 opera para el importe global derivado de ambos periodos.

g) El cálculo de cada uno de los dos periodos es autónomo y se realiza tomando en cuenta los años de servicio, “prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año” en los dos supuestos.

Así, a la hora de establecer el cálculo de la indemnización, la Sentencia establece que el montante anterior a la entrada en vigor de la reforma, se respetará aunque sea superior a 720 días. Si el 12 de febrero de 2012 el empleado no hubiera alcanzado 720 días, podrá sumar los días necesarios para hacerlo contando a partir de la entrada en vigor de la reforma.

Como dicen las sentencias, “para el tiempo anterior a 12 de febrero de 2012, opera una indemnización de 45 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año”.

Esto significa, “que debemos contabilizar [en el caso enjuiciado] diecinueve años y dos meses de actividad; el prorrateo por meses desemboca en el devengo de 3,75 días indemnizatorios por cada mensualidad de servicios prestados. Puesto que 19 años y dos meses equivalen a doscientas treinta mensualidades, el total de días indemnizatorios (862,5) supera los 720 días”.

En este caso “opera la excepción: la indemnización será de 862,5 días de salario. Prescribe la norma que “se aplicará éste como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda ser superior a 42 mensualidades, en ningún caso”.

De acuerdo con dicho razonamiento, el TS concluye: “Aunque no se hubiera alcanzado el máximo indemnizatorio absoluto de las 42 mensualidades, el tiempo de servicios posterior a 12 de febrero de 2012 es inhábil para acrecentar la cuantía fijada. Dicho de otro modo: al entrar en vigor la reforma legislativa de 2012, el trabajador ha prestado servicios por tiempo superior a 19 años y eso provoca que el ulterior trabajo resulte inocuo”.

A %d blogueros les gusta esto: